¿de qué va esto?

cropped-3faea8742f1fc4e2eb98d971013fc2911.jpgPoliki, poliki”… una expresión que todos reconocemos, y que muchos hemos utilizado alguna vez cuando queremos poner un poco de calma y reflexión a cosas que consideramos importantes. Un amigo mío la utilizaba hace poco en una conversación y se me debió de quedar grabada en mi subconsciente, cada día más acostumbrado a compartir muchos temas distintos en él. Debió de ser así, porque por la noche, en una de estas veces que te despiertas -a mí me suele ocurrir sobre las cinco de la mañana- “Poliki Poliki” seguía rondando en mi cabeza.

Es en esos desvelos de la noche cuando parece que tu cabeza está más lúcida y oportuna que en cualquier otro momento del día. Me ha pasado despertarme pensando en algo concreto y levantarme de la cama con el único propósito de escribir todas las ideas y reflexiones que en ese momento estoy haciendo. Y en verdad que suelen ser acertadas.

Bueno, pues como decía, hace unos días me desvelé con la expresión “poliki, poliki” en mi cabeza. En nuestra vida tenemos diferentes papeles que jugar: compañero, padre, hijo, amigo, trabajador, uno mismo… En mi caso además, alcalde de mi pueblo  — con todo lo que eso conlleva…​ Y en ese momento me di cuenta de lo oportuna que es Poliki Poliki como expresión, y lo positivo de su aplicación en todos los ámbitos de nuestra vida diaria.

Poliki Poliki – poco a poco, despacio, con calma- es una actitud que nos permite dif erenciar en el día a día lo urgente de lo verdaderamente importante. Así es como entiendo que debemos tomarnos la vida, poco a poco, con tranquilidad, con sosiego y con el espacio y tiempo suficiente para la reflexión.

No es fácil llegar a esta conclusión, y menos en un mundo que te exige inmediatez y respuesta rápida a un sinfín de contratiempos. Nos pasa en el ámbito laboral pero,  cada vez en mayor medida, también se nos exige esta rapidez en nuestro ámbito personal, en nuestras relaciones más cercanas, con todo lo negativo que esto conlleva.
Yo he tomado una decisión, y fue bien meditada en uno de esos desvelos de las cinco de la mañana. Me voy a tomar la vida con tranquilidad. Voy a darle tiempo a mis reflexiones, y así intentaré tomar las mejores decisiones posibles. Entiendo que es bueno para mí y para los que me rodean.

Así que en “Poliki poliki” voy a compartir mis reflexiones con vosotras y vosotros; y, si os apetece, dialogaremos poliki poliki de tú  a tú  ayudados de este blog. La vida me ha ido mejor cuando me he tomado las cosas importantes poliki poliki. Te lo recomiendo.

Contacta conmigo